Chichén Itzá es una de las ciudades más importantes y representativas de la antigua civilización Maya.

Ubicado al norte de la Península de Yucatán, la ciudad se caracteriza por las majestuosas construcciones arqueológicas que hacen una combinación perfecta con el entorno natural de la región.

Visitar a Chichén Itzá es lo más cercano a sentir las creencias, la cultura, la pasión por los astros y las vivencias de los Mayas, ya que hay muchos indicios, características y marcas de ellos. Es uno de esos lugares mágicos en donde podrás oír los gritos de los mayas en medio del absoluto silencio.

Las construcciones arqueológicas de Chichén Itzá datan de los años 435 d.c. y la ciudad estuvo poblado por mayas hasta el 1200 d.c.

Una de las construcciones más importantes y representativas de Chichén Itzá es “El Castillo” ó “Piramide de Kukulcán” que es un edificio piramidal más importante del sitio, que se caracteriza por su construcción con una perfecta simetría y una orientación con respecto al Sol que produce el famoso fenómeno del Equinoccio.

Piramide de Kukulkan

Este fenómeno se produce los días 21 de Marzo ó 21 de Setiembre de cada año a las 3 de la tarde: la luz del Sol forma en la    balustrada del lado norte siete triángulos isósceles de luz y sombra, formando el cuerpo de una serpiente que se desciende, fenómeno que simboliza el descenso del dios Kukulcán.

Sin duda Chichén Itzá es uno de los lugares arqueológicos destacados a nivel mundial, imperdible si estás de visitas por la Penísula de Yucatán.

 

Imágenes: ComvaserCámara, Daniel Schwen